Legionella: prevención y análisis

La Legionella es una bacteria ambiental que se transmite a través del aire y en ambientes húmedos. Sobrevive en aguas estancadas, preferiblemente con temperaturas superiores a 35 °C, desde las que puede colonizar otros recursos hídricos. Ejemplos de estos recursos serían torres de refrigeración, sistemas interiores de agua caliente sanitaria y de agua fría de consumo humano, fuentes ornamentales, centros termales, humidificadores y otros.

En las instalaciones que acabamos de mencionar se generan aerosoles, pequeñas gotitas de agua que penetran en las vías respiratorias de las personas y que pueden provocar la llamada “enfermedad del legionario”, también conocida como legionelosis.

Enfermedad que provoca: legionelosis

Las personas que enferman después de la exposición a la bacteria de la Legionella pueden llegar a presentar dos tipos de enfermedades diferentes: la enfermedad del legionario (legionelosis) o fiebre de Pontiac.

Legionelosis

Se trata de una infección de los pulmones (neumonía) que presenta los siguientes síntomas:

  • Tos
  • Dificultad para respirar
  • Fiebre
  • Dolores musculares
  • Dolores de cabeza
  • Diarrea, náuseas, confusión…

El periodo de incubación puede variar entre dos y diez días después de la exposición a la bacteria, apareciendo estos síntomas después.

Fiebre de Pontiac

La fiebre de Pontiac suele ser más leve que la enfermedad del legionario. Sus síntomas principales son fiebre y dolores musculares, con un periodo de incubación de hasta 3 días desde la exposición a las bacterias. Esta infección es diferente de la enfermedad del legionario porque las personas con esta fiebre no sufren de neumonía.

Personas con mayor riesgo a la enfermedad

La mayoría de las personas sanas que se exponen a las bacterias de la Legionella no enferman. Quienes tienen mayor riesgo son:

  • Las personas mayores de 50 años.
  • Los fumadores o ex fumadores.
  • Las personas con enfermedad pulmonar crónica.
  • Las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado o toman medicamentos que lo debilitan.
  • Las personas que padecen cáncer.
  • Las personas con otras enfermedades como diabetes, insuficiencia renal o insuficiencia hepática.

Prevención de la Legionella

No existen vacunas que puedan prevenir la legionelosis. La clave para frenar su contagio es reducir el riesgo de la propagación de la bacteria Legionella.

El Real Decreto 487/2022 establece los requisitos sanitarios para la prevención y el control de la legionelosis, que incluye la revisión de los sistemas de refrigeración presentes en aparatos de aire acondicionado, piscinas y bañeras de hidromasaje, sistemas de riesgo, fuentes, torres de refrigeración, etc. Las comunidades autónomas y las entidades locales suelen realizar este tipo de controles de forma periódica, para mantener el correcto funcionamiento de este tipo de instalaciones.

Análisis de Legionella de Laboratorio Medioambiental

Nuestro método de referencia es la Norma UNE-ISO 11731.

Las legionellas presentes en la muestra de agua se concentran mediante filtración por membrana, se diluyen o se inoculan directamente en placa, dependiendo del origen y/o de las características de la muestra. A fin de reducir el crecimiento de las bacterias concentradas que no son diana y que pueden interferir en la recuperación de Legionella que sí lo son, porciones de la muestra de agua se someten a tratamiento térmico, a un tratamiento ácido o a una combinación de ambos tratamientos.

Es necesario proceder a una dilución cuando sea previsible encontrar altas concentraciones de Legionella y/o de otras bacterias. Deberían someterse a pretratamiento fracciones independientes de muestra diluida: una con calor y otra con una solución ácida o, en el caso de muestras extremadamente contaminadas, con una combinación de una solución ácida y calor antes de su cultivo en el medio selectivo.

  • Las porciones tratadas y/o no tratadas de la muestra se transfieren a las placas con el medio de cultivo selectivo elegido para Legionella y se incuban.
  • Después de la incubación, las colonias de morfología característica que se forman en el medio selectivo se consideran presunta Legionella.
  • Las colonias presuntas se confirman como Legionella mediante un subcultivo, para demostrar que su crecimiento necesita L-cisteína y hierro. Para la identificación de las especies, se necesitan posteriores ensayos serológicos.

En Laboratorio Medioambiental llevamos a cabo análisis de aguas de consumo humano e industrial, con amplia experiencia en el análisis de Legionella. Nuestro equipo de profesionales realiza todos los procedimientos de acuerdo con el compromiso de calidad de nuestra empresa, y podemos asesorarte sobre la normativa legal en materia de aguas.

Recent Posts
Análisis de aguas residualesAnálisis de calidad de agua de piscina